Páginas vistas en el último mes

viernes, 26 de junio de 2009

THE RISE OF CATHERINE THE GREAT.


El realizador húngaro Paul Czinner construyó en 1934 un perfil de la Emperatriz Catalina de Rusia, a través de una película minuciosa en cuanto a ambientación y decorados. The Rise of Catherine The Great presenta un triángulo protagonista, cuyo vértice peca de falta de intención, disminuido por la débil interpretación de la actriz ucraniana Elisabeth Bergner que dibuja una Catalina frágil y más melodramática que potente. Es, en cambio; soberbia la actuación de la inglesa Flora Robson que resuelve con brillantez el rol de la Emperatriz Elisabeth, tozuda, pragmática y firme.
El galán elegido para dar vida al proceloso Gran Duque Pedro fue el actor newyorkino Douglas Fairbanks Jr., que resulta convincente creando un personaje iracundo, alienado e infantil.
The Rise of Catherine The Great dibuja con eficiencia las intrigas palaciegas, los cortesanos aduladores, las infidelidades reales y el gran esplendor de la Rusia Imperial. Aunque peca de exceso de teatralidad, el film de Czinner merece la atención de quienes se dejan atraer por el cine de época, resultando una obra moderada en cuanto a potencial cinematográfico y más que aceptable desde un punto de vista ornamental.
Convincentes secundarios encabezados por el actor londinense Gerald Du Maurier, padre de la escritora Daphne Du Maurier; que encarna al fiel ayudante de cámara francés Lecocq.
Interesante.

THE RISE OF CATHERINE THE GREAT (1934). Director : Paul Czinner. Guión : Marjorie Deans y Arthur Wimperis, basado en la obra teatral The Czarina, de Lajos Biro y Melchior Lengyel. Música : Ernst Toch. Fotografía : Georges Perinal. Montaje : Harold Young y Stephen Harrison. Producción : Alexander Korda y Ludovico Toeplitz. Dirección artística : Vincent Korda y A.Hallam. Vestuario : John Armstrong y B.J.Simmons. Intérpretes : Douglas Fairbanks Jr., Elisabeth Bergner, Flora Robson, Gerald Du Maurier, Irene Vanbrugh, Joan Gardner, Dorothy Hale y Diana Napier.
95´Blanco y Negro. UK. London Film Productions.
Fotografía : Flora Robson encarnada en la Emperatriz Elisabeth, eje motor de la trama.

TOPKAPI.


Referirse en público a Topkapi lleva de un modo irremediable a imaginar Estambul. El Palacio de la Puerta de los Cañones (Topkapi en turco), de la que fuera capital administrativa del Imperio Otómano entre los siglos quince y diecinueve se levanta recio de cara al Bósforo. En la actualidad su magna presencia sirve para albergar un museo dedicado a la época imperial.
Para los aficionados al mundo del cine, Topkapi es también una genial a la par que original película, dirigida por el cineasta estadounidense, de orígen ruso judío; Jules Dassin en 1964.
El film se inicia con una curiosa presentación a cargo de Elizabeth Lipp (personaje que interpreta con gran potencial la actriz griega Melina Mercouri), ladrona y mujer de doble vuelta, que nos hace cómplices de su plan : robar una daga cubierta de brillantes y esmeraldas que se encuentra expuesta en el Museo Topkapi de Estambul. Poco a poco Dassin va sumando personajes a la trama. Walter Harper, un suizo amigo y amante de Lipp, representado por el actor austriaco Maximilian Schell; Cedric Page, inventor y juguetero inglés capaz de desmontar el más firme sistema de seguridad existente en el mundo, interpretado por el actor británico Robert Morley; Giulio "la mosca humana", un acróbata infatigable capacitado para colarse por cualquier ventanuco deslizándose por las paredes con soberbia maestría,(personaje a cargo del actor galo Gilles Segal) y Hans Fisher, forzudo circense destinado a soportar cualquier peso sin arrugarse (dibujado por el actor norteamericano Jess Hahn).
Junto a ellos, sobresalen con propia luz, el inmenso actor londinense Peter Ustinov, galardonado en 1965 con el Oscar de la Academia de Hollywood al mejor actor de reparto gracias a su genial alumbramiento de Arthur Simon Simpson, y el actor georgiano Akim Tamiroff, encargado de dar vida al borrachín cocinero Gerven.
El conjunto de actores, con especial enfasis en Ustinov, construyen una galería cómica y estrafalaria a partes iguales, magnificando la trama y dando una soberbia lección de comediantes difícil de igualar.
Dassin nos seduce a través de los planes del robo, de los guiños cómicos que ejecutan con especial pundonor Ustinov y Tamiroff y en general, con una película disparatada pero muy refrescante.
El trabajo de Melina Mercouri, esposa en la vida real del propio Dassin; es explosivo, construyendo un personaje pícaro, sensual y magnético.
Genial trabajo de fotografía y música, a cargo del operador parisino Henri Alekan y el compositor griego Manos Hatzidakis, respectivamente.
Rodada en Estambul y la localidad costera griega de Kavala, Topkapi es simplemente un dechado de originalidad.

TOPKAPI (1964). Director : Jules Dassin. Guión : Monja Danischewsky, basado en la novela The Light of Day escrita por Eric Ambler. Fotografía : Henri Alekan. Música : Manos Hatzidakis. Montaje : Roger Dwyre. Producción : Jules Dassin. Efectos visuales : Jean Fouchet. Intérpretes : Melina Mercouri, Peter Ustinov, Maximilian Schell, Akim Tamiroff, Robert Morley, Jess Hahn, Gilles Segal, Titos Vandis y Ege Ernart. 119´Color. EE.UU. Filmways Pictures.
Fotografía : Cartel publicitario de la película.

jueves, 25 de junio de 2009

FARRAH FAWCETT (Corpus Christi-Texas,1947/Santa Mónica-California,2009).


Mary Farrah Leni Fawcett ha fallecido víctima de una penosa y larga enfermedad. Su imagen de Jill Munroe, detective en la serie de televisión Charlie´s Angels, creada por Ivan Goff y Ben Roberts, y estrenada en 1976; permanecerá eterna en la memoria colectiva de toda una generación.
La actriz, que fue pareja de los actores Lee Majors y Ryan O´Neal; tuvo una vida complicada, viendo como su único hijo, nacido de la relación con el segundo de los mencionados actores; terminaba en la cárcel acusado de tráfico y consumo de drogas. Así mismo denunció a O´Neal por presuntos malos tratos.
Su salto de la televisión al cine no tuvo especial relevancia. Títulos cómo Logan´s Run (Michael Anderson,1976), Saturn 3 (Stanley Donen,1980) y su último trabajo, The Cookout (Lance Rivera,2004), no lograron borrar la imagen del principal rol de su carrera artística, la bellísima y audaz Jill Munroe, personaje por la que le recordaremos eternamente.
En paz descanse.

Fotografía : Farrah Fawcett durante el rodaje de uno de los capítulos de Charlie´s Angels.

MICHAEL JACKSON (Gary-Indiana,1958/Los Angeles-California,2009).



Michael Joseph Jackson ha fallecido por paro cardíaco, dejando tras de sí una amplia carrera discográfica, que no omitió más de una colaboración para el cine.
La vida del cantante se vió envuelta por la polémica en más de una ocasión, aunque más allá de sus circunstancias personales, Jackson representa en la historia de la música pop, un estandarte a tener en cuenta.
Nos queda cómo legado eterno, su video clip musical Thriller, dirigido por John Landis e ideado por él mismo bajo supervisión del mencionado director. En él, Jackson bailaba en plena noche rodeado de seres sobrenaturales acompañado por la actriz Ola Ray y por su hermana Janet, caracterizada como zombie.
Las canciones de Jackson han servido para poner ritmo a innumerables películas. Entre ellas : 27 Dresses (Anne Fletcher,2008) con la canción Don´t Stop ´til You Get Enough, 13 Going on 30 (Gary Winick,2004) en la que se incorporaba un trozo de la ya mencionada Thriller, Zoolander (Ben Stiller,2001) con la canción Beat It, ó Charlie´s Angels (McG,2000) que nos premió con su Billie Jean.
Descanse en paz.
Contenido del clip : Un extracto del video clip Thriller, protagonizado por Michael Jackson y dirigido por John Landis en 1983.

MOVIE SOUNDTRACK : Kiss (Marilyn Monroe)/Niagara-Henry Hathaway,1953.



Contenido del clip : Marilyn Monroe (Rose Loomis) ronrronea la canción Kiss en una escena de la película Niagara, dirigida por Henry Hathaway en 1953.
("Kiss", Lionel Newman/Haven Gillespie).

NIAGARA.


La producción de Niagara se inventó la pasional frase "A Raging Torrent Of Emotion That Even Nature Can´t Control" para vender el producto y dar una idea previa al espectador de cuál era la relación existente entre el título del film y la trama argumental del mismo.
El realizador californiano Henry Hathaway, en realidad Henry Leonard De Fiennes; es bajo mi punto de vista uno de los mejores directores de la historia del cine. En una supuesta lista personal de preferencias, le situaría entre los veinte primeros. Su gran poder escénico, el amplio elenco de puntos de vista que construía a partir de la misma escena, una más que indudable riqueza visual y narrativa, y sobre todo la soberbia estructuración de las tramas que pincelaba, le convierten en un maestro de las imágenes.
En Niagara, Hathaway jugaba con la ventaja de contar con un diamante en bruto, una actriz capaz de impresionar el objetivo de la cámara principal de rodaje y lograr mediante un poder casi hipnótico dejar sin respiración al espectador. Marilyn Monroe interpreta uno de los más sugerentes roles de su carrera artística, Rose Loomis, una esposa infiel, femme fatale en origen; que planea con la ayuda de su amante el asesinato de su atormentado esposo George (correcto Joseph Cotten).
Diseña para ello un planteamiento de locura encasillando a su marido en un carácter irascible y celoso, poniéndole en evidencia delante de todo el personal y clientes de un humilde motel cercano a las cataratas del Niagara.
Hathaway hace una inolvidable descripción visual de lo que supone un recorrido por la atracción turística de Canadá y los Estados Unidos, deleitándose con una serie de planos de las salvajes cascadas vistas desde el lado de Ontario. Bellas tomas para una historia en la que Rose Loomis rivaliza con el desparpajo de la naturaleza acuática, mostrándose primero compulsiva y retadora, después cobarde e imperfecta.
El icono sensual que crea Marilyn se ve perfectamente secundado por el ojo de cámara de Hathaway que se recrea en la curvilinea anatomía de la actriz y en sus destellos faciales provocativos.
Interesante interpretación de Jean Peters, modelando a una joven esposa, Polly Cutler; contrapunto a la sensualidad de Rose Loomis y coprotagonista forzosa de un thriller con destellos de film noir.
Destacan las escenas finales, rodadas con humildad técnica aunque muy efectistas, y la que refiere el crimen de Rose, en la torre del reloj musical frente a las cataratas. Marilyn tendida inerte en el último piso del edificio, tapizada en negro con un pañuelo amarillo desplegado junto a una de sus manos, quebrada como una muñeca, mientras su esposo le confiesa un amor eterno aunque no correspondido.
El conductor del taxi al que Rose (Marilyn) pregunta el modo de pasar a la parte estadounidense de las cataratas, justo en la parte final del film, antes de su muerte; es el actor Harry Carey Jr., uno de los secundarios habituales en las películas de John Ford.
Un clásico eterno, digno de un gran director; que nos muestra a la mejor Marilyn al tiempo que sirve de testimonio del gran cine que llenó una época y que por desgracia ya no se repetirá. Siempre nos quedará el legado. Niagara forma parte de él.

NIAGARA (1953). Director : Heny Hathaway. Guión : Charles Brackett, Walter Reisch y Richard L.Breen. Música : Sol Kaplan. Fotografía : Joseph MacDonald. Montaje : Barbara McLean. Producción : Charles Brackett. Vestuario : Dorothy Jeakins. Efectos especiales : Ray Kellogg. Intérpretes : Marilyn Monroe, Joseph Cotten, Jean Peters, Max Showalter, Denis O´Dea, Richard Allan, Don Wilson y Will Wright. 92´Color. EE.UU.
20th Century Fox.
Fotografía : Lobby Card de época con una sensacional imágen de Rose Loomis (Marilyn Monroe) aderezada con un tono rojo pasión, aunque en la película el color del escotado vestido fuera rosa intenso.

miércoles, 24 de junio de 2009

MOVIE SOUNDTRACK : Put The Blame On Mame, (Rita Hayworth-Anita Ellis) / Gilda-Charles Vidor,1946.



Contenido del clip : Rita Hayworth interpreta (doblada por la cantante canadiense Anita Ellis) Put The Blame On Mame, versión guitarra acústica; en Gilda, dirigida por Charles Vidor en 1946.
La canción fue creada en exclusiva para la película.
("Put The Blame On Mame", Doris Fisher/Allan Roberts-1946).

martes, 23 de junio de 2009

FUERA DE LOS PLATÓS : ELIZABETH TAYLOR.



Fotografías : La actriz británica Elizabeth Taylor durante la gala y posterior cena de los Oscar de Hollywood de 1961. Fue galardonada por su interpretación de Gloria Wandrous en la película de Daniel Mann, Butterfield 8 (1960).
(17 de Abril de 1961, Los Angeles).

DOA : DEAD OR ALIVE.


No admite muchos comentarios esta película realizada por el director de Hong Kong, Corey Yuen. En realidad se trata de una versión para el cine de un videojuego para adolescentes, ergo : kárate, chicas guapas en bikini y malos malísimos.
Una pandilla de elegidos para disputar una liguilla mediocre en un remoto lugar paradisiaco entre los que se encuentran dos rubias imponentes, una princesa china cuyo hermano desapareció en extrañas circunstancias durante la edición pasada del mismo campeonato y un playboy barato cuya única ansia consiste en ligar.
Puede que a más de uno le dé júbilo la presencia de la bella australiana Holly Valance y la norteamericana Jaime Pressly, aunque para desfiles de modelos están las pasarelas de Milán y París.
Aburrida, mediocre y contundente en cuanto a falta de interés.
Prescindible por completo.

DOA : DEAD OR ALIVE (2006). Director : Corey Yuen. Guión : J.F.Lawton, Seth y Adam Gross. Producción : Robert Kulzer, Bernd Eichinger, Jeremy Bolt, Mark A.Altman y Paul W.S.Anderson. Intérpretes : Jaime Pressly, Holly Valance, Devon Aoki, Sarah Carter, Natassia Malthe, Kane Kosugi, Eric Roberts y Steve Howey. 87´Color. Alemania-UK-EE.UU. Constantin Film Produktion-Impact Pictures-Tecmo-Team Ninja-Mindfire Entertainment-VIP 4 Medienfonds.
Fotografía : Holly Valance en pleno partido de volley playa.

THE WOMEN.


Versionar a George Cukor y Anita Loos es un atrevimiento que pasa una inevitable factura en contra del osado. La que fuera editora de Vanity Fair entre 1932 y 1934, Clare Boothe Luce; escribió una obra teatral que fue llevada al cine por el genial Cukor en 1939. El realizador newyorkino, que pasa por ser el mejor director de actrices de la historia del cine; se amparó en un guión adaptado por la maravillosa Anita Loss y Jane Murfin. Una genial comedia con apuntes dramáticos que fue interpretada con brillantez por un suculento ramillete de actrices entre las que destacaban Joan Crawford, Paulette Goddard, Rosalind Russell y Norma Shearer.
Sesenta y nueve años más tarde, la directora estadounidense Diane English calza un remake de aquel clásico con pretensiones femeninas, que no feministas; y más bien nula solidez.
A la hora de ennumerar los fallos del presente The Women basta con decir que la historia resulta inacabada, irregular e insustancial. No hay atisbo en el film que conceda al espectador un minuto de aliento. Las peripecias sentimentales, sexuales y existenciales de un grupo de marujas, (aunque trabajan fuera de casa, en realidad; las protagonistas de The Women adoptan la cursilería como modus vivendi resultando tan ñoñas cómo un grupo de comadres cualquiera enzarzadas en banales discusiones a la sombra del secador de pelo de cualquier peluquería de barrio), lanzadas al aire sin ton ni son, no parecen un argumento con empaque suficiente cómo para construir una película que de tal se precie.
Cierto es que Annette Bening realiza una caricatura que por momentos recuerda a alguno de los personajes de la más espléndida Diane Keaton. También lo es que Meg Ryan sigue reclutando su célebre colección de guiños y gestos comediantes para intentar convencernos de que es una de las mejores actrices expresando la rutina diaria de cualquier mujer. No es menos cierto que Eva Mendes corta la respiración en la divertida escena de los probadores de la tienda de lencería. Pero más allá, no hay vida en The Women.
Para colmo de males, tras la última escena; nos queda la sensación de que una mujer engañada por su esposo no es víctima, sino culpable de un delito de falta de cariño consigo misma.
Tal vez la aparición, siquiera testimonial, de un solo varón en la película le hubiera dado un segundo de paz interior.
Producto frívolo y vacuo, que roza la supina horterada.

THE WOMEN (2008). Dirección y guión : Diane English, basada en una obra teatral de Clare Boothe Luce y en la película The Women (George Cukor,1939). Música : Mark Isham. Montaje : Tia Nolan. Fotografía : Anastas N.Michos. Vestuario : John A.Dunn.
Producción : Mick Jagger, Diane English, Bill Johnson y Victoria Pearman.
Intérpretes : Meg Ryan, Annette Bening, Eva Mendes, Debra Messing, Jada Pinkett Smith, Bette Midler, Candice Bergen, Carrie Fisher, Cloris Leachman, Debi Mazar, India Ennenga, Joanna Gleason y Ana Gasteyer. 114´Color. EE.UU. Picturehouse Entertainment-Inferno-Jagged Films-New Line Cinema-Shukovsky English Entertainment.
Fotografía : Cartel publicitario de la película.

lunes, 22 de junio de 2009

DEFIANCE.


Defiance es una película demasiado fría para resultar real. No es que a estas alturas alguién desconozca, siquiera de oídas; la tragedia que supuso la expansión del nazismo a lo largo y ancho de Europa. Tampoco dejamos de creer en las penurias que el realizador de Chicago, Edward Zwick; otorga al grupo de bielorrusos resistentes en la trama de Defiance. Sin embargo, la película navega por las peligrosas aguas del aburrimiento cuando desde la profundidad de los bosques el pulso de Zwick se muestra tembloroso con la entidad que la historia debiera tener, y de la que, por desgracia; carece. A ratos Defiance parece un homenaje a Robin Hood, más que un alegato a la lucha en aras de la libertad. El peso específico de la historia se va desdibujando, volcándose en los personajes de un modo incorrecto, cómo si más que un homenaje testimonial a la resistencia contra el nazismo, se tratara de un drama cariacontecido. Ninguno de los protagonistas parece buscar el timón de la historia, como si quisieran escurrir el bulto.
Banal Daniel Craig esculpiendo al hermano mayor de la familia Bielski, Tuvia. Bañado en los tópicos del personaje, el actor inglés se muestra gélido cómo el clima de los bosques de Bielorrusia en invierno. Tampoco la bella actriz francesa Alexa Davalos logra provocar sentimiento alguno en el espectador. Su rol de Lilka muestra un evidente deficit de potencial.
Tal vez sea el californiano Liev Schreiber quién consigue el mejor resultado, dibujando a Zus Bielski, un combatiente sin rumbo, amargado y en determinados momentos celoso del liderazgo de su hermano mayor.
Correcta fotografía a cargo del lisboeta Eduardo Serra y nominación al Oscar de Hollywood de 2009 para el compositor James Newton Howard, aunque el premio final se lo llevara A.R.Rahman por Slumdog Millionaire.
Muy cuidada en las formas, pero insignificante en el fondo.

DEFIANCE (2008). Director : Edward Zwick. Guión : Clayton Frohman y Edward Zwick, basado en una novela de Nechama Tec. Fotografía : Eduardo Serra. Música : James Newton Howard. Montaje : Steven Rosenblum. Producción : Edward Zwick y Pieter Jan Brugge. Intérpretes : Daniel Craig, Liev Schreiber, Jamie Bell, Alexa Davalos, George MacKay, Allan Corduner, Tomas Arana y Jodhi May. 137´Color. EE.UU. Pistachio Films-Grosvenor Park Productions-The Bedford Falls Company.
Fotografía : Tuvia Bielski (Craig) y Lilka Ticktin (Davalos), guerrilleros del bosque.