Páginas vistas en el último mes

sábado, 25 de julio de 2009

ESTRELLAS DE LA FAMA : CAMERON DIAZ.

Fotografías : La actriz Cameron Diaz durante el acto de entrega de su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, (22 de Junio de 2009).


FUERA DE LOS PLATÓS : CAMERON DIAZ.

Fotografías : La actriz Cameron Diaz paseando por Manhattan, (27 de Junio de 2009).


viernes, 24 de julio de 2009

MOVIE SOUNDTRACK : "Hi-Lili,Hi-Lo" (Leslie Caron)/Lili-Charles Walters,1953.



Contenido del clip : Leslie Caron (Lili Daurier) interpreta en compañía de la inolvidable marioneta, la canción Hi-Lili, Hi-Lo, en una eterna escena de la película Lili (Charles Walters,1953).
("Hi-Lili, Hi-Lo" / Bronislau Kaper-Helen Deutsch,1952).

OUTLANDER.


Un viaje interplanetario desde una civilización desarrollada hasta la época vikinga. Un único superviviente tras caer una nave espacial dentro de un lago. Un terrible monstruo con aspecto de dragón alienado que viaja en la nave de polizón. El único superviviente humano llamado Kainan (James Caviezel) apresado por los vikingos, encabezados por su honesto rey, Rothgar (John Hurt), y endulzados por la bella presencia de la hija de este, Freya (Sophia Myles). Finalmente, Kainan es aceptado como uno más, pese a las primarias reticencias del audaz guerrero Wulfric (Jack Huston). Y el resto de la historia, más de lo mismo. Combates desiguales contra la bestia, mucha espada y aires vikingos no siempre convincentes.
Outlander es una de esas películas que se acompañan bien por tardes lluviosas y aburridas, por digestiones pesadas y somnolientas y por la esperanza real de que el intrépido Kainan logre acabar de una vez con el recalcitrante monstruo.
Y después, a dar un paseo para librarse de la tensión generada.
Previsible.

OUTLANDER (2008). Director : Howard McCain. Guión : Dirk Blackman y Howard McCain. Música : Geoff Zanelli. Fotografía : Pierre Gill. Montaje : David Dodson. Efectos especiales : Mark Lawton. Vestuario : Bethana Briffett. Producción : Chris Roberts. Intérpretes : James Caviezel, Jack Huston, John Hurt, Sophia Myles, Patrick Stevenson, Aidan Devine, Ron Perlman, Scott Owen y Bailey Maughan. 115´Color. Alemania-EE.UU. The Weinstein Company-Ascendant Pictures-Outlander Productions-FE Vip Medienfonds.
Fotografía : Cartel publicitario de la película.

jueves, 23 de julio de 2009

THE PLAGUE OF THE ZOMBIES.


The Plague Of The Zombies es una de las más curiosas películas de muertos vivientes de la historia del cine. Producto de la Hammer, por lo tanto bañado en la elegancia británica; la historia nos traslada a los páramos de Cornwall y en concreto a la altanera residencia de un rico terrateniente, heredero de una fortuna y propietario de una mina de estaño, en otros tiempos activa y ahora abandonada. El latifundista, Clive Hamilton (interpretado por John Carson); regresó al hogar familiar, fallecido su padre, tras pasar varios años en Haití.
Al pequeño pueblo de Cornwall llega el veterano Doctor Sir James Forbes (elegante interpretación del actor londinense André Morell) acompañado de su hija Sylvia (Diane Clare), escuchando las súplicas del galeno del pueblo, Peter Tompson, (Brook Williams) un joven inexperto que fue alumno destacado de Forbes.
La pequeña localidad se está viendo sacudida por extrañas muertes, que Tompson no es capaz de explicar desde un plano médico.
Forbes, poco a poco, irá descubriendo que tras los fallecimientos se esconde un fenómeno de hechicería y vudú.
Buena dirección a cargo del guionista y realizador londinense John Gilling, y una fastuosa puesta en escena, sobre todo en matería de decorados.
Más que aceptable.

THE PLAGUE OF THE ZOMBIES (1966). Director : John Gilling. Guión : Peter Bryan. Montaje : Chris Barnes. Fotografía : Arthur Grant. Música : James Bernard. Vestuario : Rosemary Burrows. Dirección artística : Don Mingaye. Efectos especiales : Les Bowie. Producción : Anthony Nelson Keys. Intérpretes : André Morell, Brook Williams, Diane Clare, John Carson, Jacqueline Pearce, Michael Ripper y Roy Royston. 91´Color. UK. Hammer Film Productions-Seven Arts Productions.
Fotografía : Jacqueline Pearce (Alice Tompson), volviendo desde el más allá bajo los efectos del vudú, dispuesta a trabajar gratis en las minas de estaño de Hamilton.

FUERA DE LOS PLATÓS : KATE BECKINSALE.

Fotografías : La actriz londinense Kate Beckinsale llegando al selecto Restaurante Ivy, situado en la West Street de la capital inglesa, (23 de Junio de 2009).


THE LAST HOUSE ON THE LEFT.


El remake del clásico de 1972 realizado por un incipiente Wes Craven, es un film edulcorado en la medida justa para resultar comercial. El director Dennis Iliadis describe un episodio de horror emparentado con el de Craven, aunque levemente discrepante en cuanto a los personajes principales. Los padres heridos por la salvaje agresión a su hija son en esta ocasión un matrimonio con dificultades por la reciente muerte en accidente de otro hijo, cuya lejanía entre sí, se verá amortiguada por un precipitado acercamiento provocado por los ataques de la banda de delincuentes. La víctima, Mari Collingwood, (encarnada por la joven actriz Sara Paxton), sobrevive a la agresión, lo que no sucedía en la película de Craven.
Iliadis parece rellenar con carne el esqueleto de la historia de Craven, deteniéndose en la descripción de los personajes, marcando más las escenas, puede que desprendiendo menos virulencia, pero construyendo una película más convencional.
También es distinto el personaje del más joven de los delincuentes. En realidad en el film de Iliadis ni siquiera lo parece. Su ayuda a los padres de Mari, en el tramo final de la historia, le convierte en un traidor a su propio padre, y le abre las puertas de la salvación.
The Last House On The Left en versión contemporánea intenta resultar agradable, aún sin enterrar del todo la carga cafre de la historia original.
Lo consiga ó no es sólo cuestión de opiniones.

THE LAST HOUSE ON THE LEFT (2009). Dirección : Dennis Iliadis. Guión : Adam Alleca y Carl Ellsworth, basado en la película homónima dirigida por Wes Craven en 1972. Música : John Murphy. Fotografía : Sharone Meir. Montaje : Peter McNulty. Producción : Wes Craven, Sean S.Cunningham y Marianne Maddalena. Intérpretes : Garret Dillahunt, Michael Bowen, Sara Paxton, Joshua Cox, Monica Potter, Riki Lindhome, Aaron Paul, Tony Goldwyn y Spencer Treat Clark. 114´Color. EE.UU. Rogue Pictures-Film Afrika Worldwide-Midnight Entertainment.
Fotografía : Mari Collingwood (Sara Paxton), una pertinaz superviviente.

BURN AFTER READING.


Burn After Reading es una de esas películas difíciles de catalogar. Cierto es que la estructura principal, con Malkovich, Pitt, Clooney y McDormand construyendo personajes delirantes; parece reflejar una comedia más ó menos original. Pero, una vez más el depósito de pimienta de los hermanos Coen se agita con mano firme, derramando dosis concretas de amargura. Porque es amarga la existencia de una mujer, Linda Litzke (Frances McDormand), empleada de un gimnasio, descontenta con su anatomía y obsesionada por amontonar el dinero suficiente con el que hacerse una operación estética que la deje en condiciones. Igualmente es amargo el personaje, porque recurre a una agencia de contactos en internet para encontrar al hombre perfecto que le endulce la existencia.
Tampoco pasa de largo el personaje de Osbourne Cox (genial John Malkovich), agente de tercer nivel en la Cia, relevado del servicio por una supuesta adicción al alcohol. Cox es un excéntrico malhumorado, engañado por una esposa infiel, Katie (Tilda Swinton), que se la pega con el tercero en discordia, Harry Pfarrer (rocamboleco Clooney).
Después está Chad Feldheimer (Pitt), caricatura humana, un bobo al que no se le cae la baba por casualidad.
Burn After Reading es más que comedia al punto, un nuevo experimento de los hermanos Coen a la hora de plasmar en imágenes la más recalcitrante y abrasiva personalidad de unos seres exagerados en sus defectos. Humanos a fin de cuentas que pueden estar aguardando en cualquier esquina de la calle, en una cafetería de mañana ó en un bar de tarde, y que sopena de no llegar a conocerles nunca, conviven con nosotros en esta sociedad derretida en cuanto a principios.
Destacable también la interpretación de los actores Richard Jenkins y David Rasche, el primero, metido en la piel de Ted Treffon, jefe de Linda Litzke en el gimnasio, enamorado de ella aunque no correspondido; el segundo, oficial de la Cia que mantiene la seriedad con arduo esfuerzo, habida cuenta de la disparatada trama que debe narrar a su jefe.
Burn After Reading magnifica aún más la categoría de los hermanos Coen, resultando original en cuanto a disparatada, y convocando a la genialidad en relación al fino humor que desprende.
Recomendable.

BURN AFTER READING (2008). Dirección y guión : Ethan y Joel Coen. Música : Carter Burwell. Fotografía : Emmanuel Lubezki. Montaje : Ethan y Joel Coen. Producción : Eric Fellner, Ethan y Joel Coen y Tim Bevan. Intérpretes : George Clooney, Frances McDormand, John Malkovich, Brad Pitt, Tilda Swinton, Richard Jenkins, David Rasche, Elizabeth Marvel y J.K.Simmons. 96´Color. EE.UU.-Francia-UK. Mike Zoss Productions-Studio Canal-Relativity Media-Working Title Films.
Fotografía : Clooney y McDormand, la sal y la pimienta de la historia.

miércoles, 22 de julio de 2009

RESIDENT EVIL : APOCALYPSE.


Segundas partes nunca fueron buenas. Esta secuela de Resident Evil, dirigida para la ocasión por el chileno Alexander Witt, peca de inconsistencia, resultando un film débil y demasiado pretencioso. Parece hecho por simple encargo, a remolque de la primera parte, y la historia adolece de la tensión que ofrecía su antecesora.
Incorpora nuevos personajes, manteniendo a Alicia (Milla Jovovich) que en esta ocasión deberá combatir contra la Corporación Umbrella y dos de sus más deshonestos científicos. Pero sobre todo, Alicia lucha en la parte final de la historia contra su mutado amigo Matt, convertido en el horripilante (en todos los sentidos) Némesis.
Jill Valentine, personaje del videojuego en el que se basan las películas de esta serie, está encarnada por otra guapa actriz, la inglesa Sienna Guillory.
Descatacable la escena en la que Alicia desciende corriendo por la fachada de un rascacielos.
Mucho ruido y pocas nueces.

RESIDENT EVIL : APOCALYPSE (2004). Director : Alexander Witt. Guión : Paul W.S.Anderson. Música : Jeff Danna. Montaje : Eddie Hamilton. Fotografía : Derek Rogers y Christian Sebaldt. Producción : Jeremy Bolt, Paul W.S.Anderson y Don Carmody. Intérpretes : Milla Jovovich, Sienna Guillory, Oded Fehr, Thomas Kretschmann, Sophie Vavasseur, Jared Harris y Zack Ward. 98´Color. Canadá-Francia-UK-Alemania. Constantin Film Produktion-Screen Gems-Davis Films-Impact Pictures.
Fotografía : Jill Valentine (Guillory), una escolta armada para Alicia, aunque sobre el fondo de la trama resulte demasiado impersonal.

RESIDENT EVIL.


Resident Evil es antes que una película de acción, un videojuego del género survival horror, creado por el japonés Shinji Mikami y desarrollado por la compañía de idéntica nacionalidad Capcom. El proyecto cinematográfico fue dirigido e ideado con notable capacidad por el realizador inglés Paul William Scott Anderson, especializado en tramas de acción desbordante. En realidad Resident Evil es un cuento apocalítico, en el que un virus mutante, con antídoto eso sí; siembra el terror en un complejo científico dirigido por perversos intereses financieros. A partir de un accidente, surge la heroina Alice (contundente y bella Milla Jovovich) dispuesta a dar cuenta de una legión de muertos vivientes, de una camada de mutados doberman e incluso de un monstruo sobrenatural de afilados colmillos e insaciable hambre. Hay que reconocer que Resident Evil mantiene un buen tono cómo film de acción, con escenas extraordinarias, en especial la lucha de Alice contra la jauría de canes rabiosos. Su ritmo vibrante impide el aburrimiento y los efectos visuales, especiales y de sonido son del todo convincentes.
Resident Evil es, en suma; una de esas películas que recuerdan a una montaña rusa sin frenos, pura evasión, magna épica, lucha sin cuartel por la supervivencia en un mundo víctima de los errores humanos, de la codicia y los excesos.
Entretenida.

RESIDENT EVIL (2002). Dirección y guión : Paul W.S.Anderson, basado en el videojuego japonés del mismo nombre. Música : Marilyn Manson y Marco Beltrami. Montaje : Alexander Berner. Fotografía : David Johnson. Efectos especiales : Gerd Feuchter. Efectos visuales : Richard Yuricich y Alasdair Scott. Producción : Samuel Hadida, Paul W.S.Anderson, Jeremy Bolt y Bernd Eichinger. Intérpretes : Milla Jovovich, Michelle Rodríguez, Eric Mabius, James Purefoy, Martin Crewes, Colin Salmon y Heike Makatsch. 100´Color. UK-Francia-Alemania. Constantin Film Produktion-Davis Films-Impact Pictures-New Legacy.
Fotografía : Alice (Jovovich), una intrépida guerrera cazadora de criaturas infernales.

LAS TRECE ROSAS.


El realizador madrileño Emilio Martínez Lázaro nos traslada una historia basada en hechos reales acaecidos en Madrid en periodo de posguerra, durante el verano de 1939.
El fusilamiento de trece jovenes del bando perdedor a manos del ganador se describe en Las Trece Rosas con notable genialidad y excelente narración cinematográfica, en una de las mejores películas que el cine español ha realizado en los últimos años. Martínez Lázaro nos emociona, relatando con alternante dramatismo y sensibilidad, las vidas cruzadas de un grupo de muchachas, frescas, joviales, aunque tocadas por la dureza de la cruenta guerra civil. Suele decirse que los periodos que siguen a una guerra son incluso peores que el conflicto, porque desarrollan episodios de odio y venganza fuera de toda racionalidad. Las Trece Rosas incide con especial intensidad en esa lacra humana, mostrando niños huérfanos, hambre, vecinos que mintiendo se denuncian entre sí, odio, ira y traición.
Pero Las Trece Rosas, aunque sea una película con una implícita denuncia a los horrores cometidos por uno solo de los bandos en conflicto, el vencedor de la guerra; logra al final convertirse en un ejemplo de humanismo, en una defensa del ser humano por encima de las ideologías. Y es ese logro el que hace de la historia de Martínez Lázaro algo más que una película sobre la guerra civil española. Destaco por encima del resto las interpretaciones de Pilar López de Ayala, (Blanca), Marta Etura (Virtudes), Nadia De Santiago (Carmen), Gabriella Pession (Adelina) y Goya Toledo (la directora de prisiones, Carmen Castro).
Las Trece Rosas fue galardonada con cuatro premios Goya en 2008 : fotografía, vestuario, música original y mejor actor de reparto, este último a José Manuel Cervino, que interpreta a Jacinto, el padre guardia republicano que en estricto cumplimiento del deber y engañado por un cruel comisario entrega a la policía a su hija para ser interrogada, siendo después torturada y encarcelada.
En resumen, una soberbia película, desgarradora pero muy emocionante, dotada de una bella fotografía y una sublime banda sonora. Excelente trabajo de ambientación y gran dirección a cargo de Martínez Lázaro.
Recomendable.
Eso sí, espero que alguna vez un director de cine español tenga el coraje de plasmar en imágenes con una leve dosis de equidad las tropelías de ambos bandos en conflicto, y no siempre los del mismo. Pura cuestion de decencia intelectual.

LAS TRECE ROSAS (2007). Director : Emilio Martínez Lázaro. Guión : Ignacio Martínez De Pisón, Emilio Martínez Lázaro y Pedro Costa. Música : Roque Baños. Fotografía : José Luis Alcaine. Montaje : Fernando Pardo. Producción : Enrique Cerezo y Pedro Costa. Vestuario : Lena Mossum. Sonido : Carlos Bonmatí. Intérpretes : Pilar López de Ayala, Gabriella Pession, Marta Etura, Nadia De Santiago, Verónica Sánchez, Fran Perea, Teresa Hurtado de Ory, Bárbara Lennie, Alba Alonso, Célia Pastor, José Manuel Cervino, Silvia Mir, Goya Toledo y Sara Martín. 100´Color. España. Enrique Cerezo PC.-Pedro Costa PC.
Fotografía : Trece rosas rojas cortadas pero llenas de gotas de fresco rocío.

THE DAY THE EARTH STOOD STILL.


Empiezo a poner en duda la capacidad de Keanu Reeves como actor. El remake del clásico de ciencia ficción de 1951, dirigido por el gran Robert Wise, y ahora reventado por Scott Derrickson; deja claro que al actor canadiense nacido en Líbano, le falta orgullo para saltar a otro género cinematográfico que no le presente como marciano, hombre mecanizado ó estrafalario personaje. Encasillado como está, Reeves empieza a desprender un tufillo de tedio que le aleja de los elegidos para la gloria.
The Day The Earth Stood Still es una película fracasada, muy lejana a la nebulosa suculenta de su predecesor, el film de Wise; camina por senderos taciturnos, fallando en atmósfera y reivindicando un pacifismo cursi y nada convincente. Todos somos buenos, parece decir Klaatu (Reeves) mientras la Doctora Benson (Jennifer Connelly) recuerda por momentos a una samaritana dispuesta a crear una ONG de ayuda a extraterrestres. Ni siquiera los efectos merecen un segundo de inspiración. Las escenas con el totem lanza rayos de otro mundo son francamente deficientes. Hay ocasiones en las que Hollywood haría mejor en dejar el pasado tranquilo donde está en lugar de esforzarse en plagiar sin esmero grandes clásicos irrepetibles.
Mala.

THE DAY THE EARTH STOOD STILL (2008). Director : Scott Derrickson. Guión : David Scarpa, basado en el guión de Edmund H.North de la película homónima de 1951. Música : Tyler Bates. Montaje : Wayne Wahrman. Fotografía : David Tattersall. Producción : Paul Harris Boardman, Gregory Goodman y Erwin Stoff. Intérpretes : Keanu Reeves, Jennifer Connelly, Kathy Bates, Jaden Smith, John Cleese y James Hong.
104´Color. EE.UU.-Canadá. 3 Arts Entertainment-Earth Canada Productions-Hammerhead Productions-20th Century Fox.
Fotografía : La doctora caritativa y el marciano ecologista, (Connelly y Reeves).

martes, 21 de julio de 2009

ROTE LIPPEN,SADISTEROTICA.


Cuando el realizador español Jesús Franco trazaba películas, dibujaba caricaturas, maniobraba en bucle, homenajeaba el mundo del fino erotismo y recreaba personajes plagados de guiños y postizos, seguramente lo hacía sin más pretensión que dirigir el producto final a una clientela poco exigente, amiga de la chanza y el absurdo. Jesús Franco creaba héroes de andar por casa, disfrazados ó no, siempre con unas gotas de picardía e inmoralidad. Los detectives y la policía casi siempre salían perdiendo en el trance mostrándose torpes e ingenuos, y los buenos de sus historias tenían un ingrediente mundano que les proporcionaba una capa intensa de kitsch, timadores, mujeres y hombres de doble cara, maestros del engaño.
Rote Lippen, Sadisterotica es una película con estética cómic, que muestra a dos mujeres tan sensuales cómo avispadas, detectives bautizadas como Red Lips.
La argentina Rosanna Yanni y la francesa Janine Reynaud, sibilinas y camaleónicas, encarnan a Diana y Regina, enfrentadas al malvado de turno, un artista pop llamado Klaus Thriller y al fiel sirviente de este, un hombre lobo apodado Morpho, rol interpretado por Michel Lemoine, marido en la vida real de Reynaud.
Jesús Franco quiso inmortalizarse en uno de los papeles secundarios, interpretando al cómico vigilante nocturno Napoleon Bolivard.
Curiosa la aparición de Manolo Otero, haciendo las veces de galán italiano, Vittorio Freda, partenaire ocasional de las dos protagonistas.
Rodada en exteriores de Murcia, Rote Lippen no es película para todos los gustos.
La escultural actriz alemana Dorit Dom, que ejercita un sensual baile hacia la mitad de la historia, realiza este curioso comentario : " me gusta el champán, porque me recuerda a la sidra".
Y esa frase, y pocas como ella, definen a la perfección la curiosa Rote Lippen, Sadisterotica.

ROTE LIPPEN, SADISTEROTICA (1969). Director : Jesús Franco. Guión : Jesús Franco, Luis Revenga y Karl Heinz Mannchen. Música : Jerry Van Rooyen. Fotografía : Franz Hofer y Jorge Herrero. Montaje : María Luisa Soriano y Francisco García Velázquez. Producción : Adrian Hoven y José López Moreno. Intérpretes : Janine Reynaud, Rosanna Yanni, Dorit Dom, Adrian Hoven, Chris Howland, Manolo Otero, Marcelo Arroita-Jáuregui, Alexander Engel, Jesús Franco y Michel Lemoine. 92´Color. España-Alemania. Aquila Film Enterprises-Films Montana.
Fotografía : Cartel publicitario de la película, estrenada en España como El Caso De Las Dos Bellezas.

MATAHARIS.


Inés, Eva y Carmen (María Vázquez, Najwa Nimri y Nuria González) trabajan como detectives privados, empleadas bajo las órdenes de un jefe sin escrúpulos, Valbuena (Fernando Cayo). Las tres tienen en común una vida personal poco propicia, la primera solitaria y contradictoria, las otras dos inmersas en relaciones de pareja quebradas por la infidelidad y la rutina. La realizadora madrileña Iciar Bollaín pinta un cuadro de amargura existencial, puramente femenina; en donde pelean costumbrismo y mentiras. Mataharis son tres historias en una, con una estructura narrativa amena, que no intensa; en donde Bollaín, tan habitual en tramas en las que la mujer sobresale por encima del hombre, intenta lucirse, consiguiéndolo a duras penas. Meritorias interpretaciones de Najwa Nimri y María Vázquez, y deprimente obsesión de Bollaín por esculpir a sus personajes femeninos con un marchito aire de victimismo.
Inestable.

MATAHARIS (2007). Dirección : Iciar Bollaín. Guión : Iciar Bollaín y Tatiana Rodríguez. Fotografía : Kiko De La Rica. Música : Lucio Godoy. Montaje : Angel Hernández Zoido. Producción : Simón De Santiago y Santiago García de Leániz. Intérpretes : Najwa Nimri, María Vázquez, Nuria González, Tristán Ulloa, Diego Martín y Fernando Cayo. 100´Color. España. Producciones La Iguana SL.-Sogecine.
Fotografía : Tres detectives, tres mujeres instaladas en la amargura existencial : Nimri, Vázquez y González.

KING ARTHUR.


Versión de la leyenda del caballeresco Arturo de Bretaña, protagonizada por el actor inglés Clive Owen, que da la talla cómo paladín épico. En esta película, dirigida con buen pulso narrativo por Antoine Fuqua, Arturo y sus caballeros, diezmados tras combatir para el Imperio Romano contra las tribus británicas del norte durante quince años, son en realidad caballeros sármatas, pueblo guerrero localizado en lo que hoy en día conocemos por Rusia. Junto a Owen, Fuqua coloca a Guinevere, la eterna Ginebra, encarnada por la siempre interesante Keira Knightley, y a un grupo de colosos luchadores de espada, arco y hacha, encabezados por Lancelot (Ioan Guffrudd) y Tristan (Mads Mikkelsen), secundados por Gawain (Joel Edgerton), Galahad (Hugh Dancy), Bors (Ray Winstone) y Dagonet (Ray Stevenson), sin olvidarnos del mago Merlin (Stephen Dillane), en la historia de Fuqua más pagano que nunca.
King Arthur está narrada con gran respeto al mito, como cuento infantil legendario, usando un vocabulario adecuado y convirtiendo a los sajones invasores en bestias salvajes sin rumbo ni humanidad.
El guión de David Franzoni introduce pequeñas perlas, desmitificando la figura del legendario rey y de su tabla redonda, y transformando a Guinevere en una mujer astuta y rápida con el arco, muy lejos de las tradicionales cursilerías principescas.
En realidad, King Arthur es una historia de guerras, de fe, de patriotismo y de sangre derramada en pos de la libertad, pero siempre tratada desde ls posición de quien a buen seguro admira los libros de caballería y las estirpes guerreras. Como repite Bors en varias escenas del film, honor, siempre honor.
Lo peor de la película : la armadura de Arturo en la batalla final, demasiado romana para resultar original. Lo mejor : el genial malvado sajón Cerdic, interpretado por el actor sueco Stellan Skarsgard.
Generosamente fotografiada por Slawomir Idziak, con exteriores irlandeses de los condados de Wicklow y Kildare. No perderse la canción que cierra la película, interpretada por Moya Brennan, una competidora aventajada de Enya.
Entretenida y construida con un esmero fuera de cualquier duda. Un buen motivo para hartarse de palomitas.

KING ARTHUR (2004). Director : Antoine Fuqua. Guión : David Franzoni. Música : Hans Zimmer. Fotografía : Slawomir Idziak. Montaje : Jamie Pearson y Conrad Buff. Producción : Jerry Bruckheimer. Vestuario : Penny Rose. Diseño de producción : Dan Weil. Intérpretes : Clive Owen, Keira Knightley, Ray Winstone, Stellan Skarsgard, Hugh Dancy, Ioan Guffrudd, Mads Mikkelsen, Joel Edgerton, Ray Stevenson, Stephen Dillane, Til Schweiger e Ivano Marescotti. 142´Color. EE.UU.-Irlanda-UK. Touchstone Pictures-Green Hills Productions-Bruckheimer Films-World 2000 Entertainment.
Fotografía : Guinevere (Knightley), entre salvaje y sensible, encarnación del misterio de la feminidad.

lunes, 20 de julio de 2009

THE INTERNATIONAL.


El film del director germano Tom Tykwer tiene a priori un planteamiento muy actual. Negocios sucios de alto nivel, banco metido en turbios mercadeos armamentísticos y agentes encubiertos al servicio de negros intereses. Conspiranoias para épocas de crísis internacional. Incluso la presencia de dos actores cómo Clive Owen y Naomi Watts hace que nos las prometamos felices. Luego, la película discurre de la gloria a la nula originalidad en pocos minutos de proyección. Tal vez debido a que Twyker no maneja con precisión las fichas de la partida y esta le acaba en tablas, pese a contar con el caballo ganador de su parte. Las historias como The International requieren de la precisión de un cirujano para no resultar indolentes. Y en ese aspecto, el realizador alemán se muestra tosco y demasiado vulgar. Finalmente es un secundario, el gran actor de origen ruso Armin Mueller-Stahl, quién sobresale del conjunto, realizando un trabajo excepcional; convertido en el personaje de Wilhelm Wexler, veterano tratante de negocios de espaldas a la opinión pública.
The International es una película dinámica pero carente de entidad, con las ideas poco profundas y el cristal de su discurso esmerilado en demasía.
Para pasar el rato y poco más.

THE INTERNATIONAL (2009). Director : Tom Tykwer. Guión : Eric Singer. Música : Johnny Klimek, Tom Tykwer y Reinhold Heil. Montaje : Mathilde Bonnefoy. Fotografía : Frank Griebe. Producción : Lloyd Phillips, Charles Roven y Richard Suckle. Intérpretes : Clive Owen, Naomi Watts, Armin Mueller-Stahl, Ulrich Thomsen, Michel Voletti, Jay Villiers y Haluk Bilginer. 118´Color. EE.UU.-Alemania-UK. Relativity Media-Mosaic Media Group-Studio Babelsberg-X Filme Creative Pool-Rose Line Productions-Atlas Entertainment.
Fotografía : Salinger (Clive Owen), un idealista en el corrupto mundo real.